jueves, 29 de diciembre de 2011

Memoria de la luz



Había heredado el cuaderno, no sabía bien bien porqué.
Cuando ya había cumplido los siete años, y su bisabuela le sorprendió escribiendo, cosa que no le gustaba hacer en público, le llamó y le entregó aquel ajado cuaderno de tapa dura con un numero en la portada, el 99.
No le gustó mucho ni que le viera garabateando sus primeras palabras con una letra casi indescifrable: los otros niños escribían tan bonito, tan redondo…, ni tampoco recibir aquel viejo cuaderno. Algo le decía que era más que un regalo.
La Bisa, como la llamaba entonces, era una nonagenaria espigada y rápida, tenía los ojos de color violeta y la tez blanca, casi transparente. Su pulso no temblaba como el de la abuela al anotar los recados para la maestra. Tenía una letra elegante y delgada, vivo reflejo de su figura.
Cuando iba al pueblo, en verano a horas más tardías y, por las fiestas de navidad cada día más temprano, veía la Bisa interrumpir lo que fuera que estaba haciendo, buscar el cuaderno y mirar hacia el poniente, el naciente y la bóveda celeste. Durante un par de minutos, a veces menos a veces más, principalmente en invierno o en las lunas llenas del estío, se ponía a  redactar frenéticamente en su cuaderno, para después guardarlo no se sabe dónde, y volver como si nada a la tarea interrumpida.
Nunca se atrevió preguntar lo que escribía, aunque le picaba la curiosidad. Creía que los demás ya ni se daban cuenta de un hecho que se repetía día tras día y era algo tan incorporado a lo cotidiano como dar maíz a las gallinas o buscar el pan por las mañanas. No era un misterio, simplemente no era cosa suya ni de nadie.
Sin embargo, pudieron más el rubor y la vergüenza al encontrar algo confidencial que afectase a su familia, como algún secreto de estirpe en el cuaderno. Por eso fue abandonado como una excentricidad que pidiera ser apartada de la vista. Ni siquiera fue abierto cuando su bisabuela abandonó este mundo, ni cuando se conjugaron los mejores momentos de lectura, una convalecencia hospitalaria o el aburrimiento en las tardes de invierno. Pasó las décadas juntando polvo junto a los apuntes de la universidad en el sótano del olvido.
Una mudanza cuando era ya un adulto lo trajo de vuelta. “Qué si puedo tirar estos papeles” decía un obrero sosteniendo precisamente el cuaderno en su mano enguantada.
Recobró su vida en un ático sin muebles mientras afuera la lluvia se deslizaba sobre el emparrado. Le asombraba que en el cuaderno apenas hubiera intimidades. En realidad se trataba de un diario que refería la “Memoria de la luz sobre las cosas”, un espacio donde con gran despliegue de adjetivos describía la luminosidad de cada momento, tan solo a través de una lectura entrelíneas podía intuirse el estado anímico de su escritora. Buscó la fecha de su nacimiento esperando encontrar una clave. “Me galantearon los cielos hoy, me volcaron furiosos rojos y naranjas, colores masculinos y sé la razón”. “El primer crepúsculo de mi bisnieto tuvo una aureola encendida que se fue desvaneciendo en violetas. Registro de crepúsculos 18/02/1959.” La última línea del cuaderno, unos días antes de su muerte era reveladora, “ahora me tocará llevar un historial de penumbras”.
Meditó y sostuvo un tiempo el bolígrafo como una batuta. Después anotó en el cuaderno su primera entrada: historial de luces, informe de amaneceres, entrada 1, día 12/12/11.


 
 Pedro J. Sabalete y Dora Kelvin

 *** 

Un año más... ¿que se acaba? ¿que empieza? Qué más da si el tiempo es una circunstancia, una entelequia para intentar situarnos en la inmensidad y pequeñez de todo.
A veces es momento de balance, otras de tan solo dejarse mecer por las luces en el cielo...
Después de tantos meses lejos de publicar en mi blog, vuelvo con este cuento, fruto de la colaboración con Pedro y la amable edición de Rayuela.
No hay mucho más que decir... solo demostrar mi alegría y esperanza en el nuevo. El Blog ha sido y es una fuente de amigos. Personas especiales, yemas preciosas que han enriquecido mi vida. Esta historia va para todos vosotros.
Con mi agradecimiento especial a Pedro por estar y ser.

9 comentarios:

ANTIQVA dijo...

Me alegro mucho de "verte", amiga...

Un abrazo fuerte y mis mejores deseos para este año que se acerca...

Rayuela dijo...

yo también me alegro de "verte", amiga.

un abrazo, por un historial de luces*

Pedro J. Sabalete dijo...

Sin dudar la grandeza de FB con su cómodo clik a "me gusta", todo un descubrimiento a estos tiempos en los que vamos acelerados, creo, sin embargo, que esta vieja herramienta nos permite ser más creativos y flexibles y extendernos más.

Se me hace muy complicado mantener todas las redes a la vez y, puede, que parte de mi desconcentración venga de ahí. Pero no queda otra que adaptarnos a los tiempos y ser tan flexibles como ellos.

A mí también me gustó ver este espacio lleno, y más con una entrada común. Recuerdo la multitud de interpreaciones que hice de tus versos, el juego de tus palabras, el proceso gradual en el que tus fotos eran "tuyas", cada vez mejores.

Para mí fue todo un placer esta colaboración contigo.

Un fuerte abrazo y todo lo mejor para el 2012, mantengamos el humor, la salud, luchemos.

Antonio H. Martín dijo...

Me ha encantado, amiga Gárgola, y me ha hecho recordar mi viejo cuaderno nocturno, que antes de ser público era de papel, y yo su único lector (aparte de algún amigo, al que en oontadas ocasiones le leía algo). Cuaderno de reflexiones e íntimas confesiones, con el que dialogaba a solas en el silencio de la noche.

Me alegro de tu regreso.

Un abrazo, y feliz año nuevo.

Antonio

alkerme dijo...

¡Qué alegría, saberte y verte en estas letra redondeando luz!

Aprovecho para desearte lo mejor ahora y siempre.

Un abrazo,

Malvada Bruja del Norte dijo...

La historia es preciosa, yo todavía sigo escribiendo en un cuaderno de papel que después paso a éste páginas de cristal. Un bonito homenaje, gracias a tod@s y Feliz Año!

ñOCO Le bOLO dijo...


· Vale la pena que sigas aquí, en el blog. Es importante el tiempo que creas... y como lo rellenas.

· Saludos

CR & LMA
________________________________
·

ANTIQVA dijo...

Quede constancia de que he puesto una vela para ver si vuelves... Dicen que es muy efectivo para que la gente se encuentre...

Un abrazo fuerte

Anurag Pandey dijo...

The Digital Board is a brand professional SEO company that has been giving its services from many years. There are millions websites flourishing on the top- 10 ranking with a massive traffic.