domingo, 25 de abril de 2010

Analogías




La insinuación del rocío
apenas sonroja la flor
Que en su sosiego,
ansía la caricia del sol
para desplegar su plenitud escarlata

El mirar contaminado
reprobará la impertinencia
El paseante atento
apreciará ímpetu y belleza
El que transgrede la impostura del seto
acercará sus labios y refrescará su anhelo

21 comentarios:

Malena dijo...

Mi querida Gárgola: Creo que la flor vive ajena a su belleza y eso me hace recordar lo que leí en algún lugar y que decía que la belleza reside en los ojos del que la mira.

Como siempre he leido tu poema unas cuantas veces porque como ya nos conocemos sueles poner trampas :)

Creo que hoy voy bien encaminada y esa flor anónima es la protagonista de unas bellas letras.

Mil besos y mil rosas.

P.D/ La imagen es una pasada.Reconozco la autoría :)

Goathemala dijo...

Quiero ser y ejercer de paseante atento para apreciar en su justo esplendor todas las pinceladas de la naturaleza.

Más o menos lo mismo que tú en tus palabras.

Preciosa imagen.


Un abrazo.

Ardaire dijo...

Me has refrescado la tarde...
muy jugoso*

Besos.

alkerme dijo...

Oh! Gárgola, qué bonito!!!
Me encanta, la foto es una pasada y no te digo del poema...

Me gusta lo de "reprobará la impertinencia"
porque la "susodicha" es algo casi insoportable y sin embargo aquí parece que tiene otras connotaciones...

Besos, besos...

Eli dijo...

Gracias por nivelar al mundo con la luz de tu alma y el músculo de tu voz, siempre firme.

Gracias por encuadernar pétalos de inspiración en cada surco que visitas.

Un abrazo sin límites, para una amiga sin fronteras.

Tus mensajes siempre encuentran hambre. El árbol víste tus bellas bufandas...

TQM.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡SLURP!

iliamehoy dijo...

Cada uno desde su almena, acomodará emociones según pueda.
Yo, me sumerjo sin disciplina, dejo que su magia me envuelva.
Y si me acompañan tus palabras, entonces mucho mejor.
Una sonrisa

ANTIQVA dijo...

Siempre pensando que la rosa era una Erotikona y ahora resulta que el "malandrin" es el rocio...

¡Quien lo iba a sospechar...!

Nada es como parece.

Un abrazo, querida amiga

Eli dijo...

La única forma de contemplar al todo, fue escayolándolo con mis pedazos. Tan sólo rota, pude armar otras fracturas...

Besazos.

Erranteazul dijo...

Y es que es así, querida Gárgola. Acaso mirarlo de otro modo sería inconcebible, porque tanto ama y desea uno, como el otro.

Muy lindo...muy profundo. Gracias por pasar.

Beso.

Migueloski dijo...

Son palabras brotadas del interior de ti...buena entrada!!

josé luis dijo...

Excelente composición para una imagen muy bella.

Un abrazo.

Isse dijo...

"Mas quero ter a liberdade de dizer coisas sem nexo como profunda forma de te atingir. Só o errado me atrai, e amo o pecado, a flor do pecado"
Clarice Lispector

Veronika dijo...

Bella tentación para todos los sentidos...

Abrazos

Themys Brito dijo...

Hermosa reflexión. Y es así siempre... que es que nos miran cuando estamos mirando para otro lado!
Un abrazo.

Malvada Bruja del Norte dijo...

Yo transgredo! ;-)

ANTIQVA dijo...

Amiga, te veo como exiliada en ti misma...

No se, no se...

Néctar dijo...

El rocío apenas consigue sonrojarla, pero es extrictamente necesario para que, esa flor sosegada, consiga llegar a ese momento, en el que la luz del sol la acariciará. Todo en la vida es necesario, hasta lo más vanal y contaminado, eso nos ayudará a descubrir el camino de la verdadera belleza, de la real, de la que nos hace sentir bien, vivos, llenos de ímpetu y vitalidad.
Gracias por dedicarnos estas bellas composiciones.
Estoy de vuelta, amiga.

Justine dijo...

Também vou passando sempre, apreciando a tua poesia despida e intensa. Por vezes o meu conhecimento do castelhano não me permite percebê-la na totalidade, na riqueza das metáforas.E por isso me calo...
Um beijo amigo

Enrique Sabaté dijo...

Quien salta las barreras llega a la esencia y siente el vértigo de la flor.

Saludos.

cristal00k dijo...

La belleza, como la justicia es ciega querida y nos escoge. Lo malo es que siempre es a su modo y nunca al nuestro. Pero siempre hay un momento en que nos roza... ese es el del "paseante atento".
Un beso.