domingo, 31 de agosto de 2008

Amores




Tempestades e incendios
Fantasías inconfesables
Elementos en furia

He creído que distinguía el anhelo

Hoy descubro
Que no llego a descifrar
el tiempo,
ni tampoco los límites del querer

Desazón
Perplejidad constante
Desconocimiento renovado

4 comentarios:

cuchhi dijo...

será que no hay límites allí...
un abrazo.

Erranteazul dijo...

de donde vengo sólo hay intemporalidad, premiada con voz solitaria que quiere solamente arrancar un beso.

Rsspondo sin hablar, sin gemir, sin musitar más que el anhelo de compartir un breve espacio: ese beso que me pides, lo doy sin esperar más que éste se prolongue eternamente!

Ana Pérez Cañamares dijo...

Gárgola, muchas gracias por tu visita en mi blog. Y gracias también por el poema que dejaste en el comentario, me encantó. Seguimos leyéndonos. Un abrazo

Antón Abad dijo...

Un poco como todos ¡no vaya a creer!