sábado, 12 de julio de 2008

Efeméride



No fui yo
Fuiste tú que me viniste a buscar,
entre la multitud ataviada de fiesta
Bajo el bochornoso cielo del monasterio sin dosel,
bajo el influjo del cansino fado y la luz de velas artificiales
Titilantes copas de cristal

No he perdido el zapato en el baile,
pero tampoco hubo baile…
Y hace mucho que los príncipes se han retirado a los cuentos

aunque de tanto en tanto cabalguen en sueños cabelleras doradas

Todo un ciclo con sus trescientos sesenta y cinco días
y noches
El reloj revolucionando su curso,
embrujo que a todo lo relativiza

Lapso que fluye con lentitud o celeridad
Transforma y reemplaza lo que hace un mes parecía
Inamovible

Constato con languidez
que los nummulites y residuos de caracoles
ya estaban aquí mucho antes de aquella noche

4 comentarios:

cuchhhi dijo...

es simplemente precioso.

we create the time...

el tiempo?

Fluidos del Tiempo


Fluye el tiempo decadente y oxidante,

seca nuestras gargantas

envejece nuestra piel.


El tiempo fluye,

en la venas van los segundos rojos,

en las arterias los minutos azulados,

y la vida real es medida y contradicción

fluye el tiempo en la mentira caótica,

es un murmullo incesante

son pasajes de un espacio sediento, desértico,

día a día es clavado e indiferente,

hostil con la razón y el amor.


Fluye veloz por el hilo de la tarde

cuando te veo pasear fluye raudo,

se va desvaneciendo cuando nos abrazamos,

se nos escapa disuelto en besos.


Fluye el tiempo jabonoso y resbaladizo,

se retrata implacable en la noche espectral,

se convulsiona a si mismo hasta llegar

al principio de todo.


Fluye el tiempo,

se ha convertido en espacio vacío,

en materia oscura,

en radiación de fondo,

en ti y en mi.

Anónimo dijo...

Lo que escribes es sugerente. Aunque la efeméride haya pasado desapercibida y sólo mi calendario si dio cuenta...Que pasaría si en el último momento te cambiaras de silla? Pues es la historia y quizás hubo sincronicidad. Ahora seguimos casi felices (puede ser que tranquilos), por senderos que son lo que deberían ser, o al menos alguien lo piensa así...

cuchhhi dijo...

que tengo que decir más que disfruto de este refugio de la Tormenta diaria
donde atacan los mártires y los valientes a la complacencia del realismo, al conformismo que asola las mentes de los años, este blog lo descubrí por casualidad, he me toco hondo...por eso la circunscripción de poesía mía...una especie de frontera entre dos mundos
el tuyo y el mio
merezco regresar al tuyo?

el poema Efeméride es una contemplación de la maravillosa mente poética de su creadora,
porque alguien que escribe estos versos merece todo el tiempo de las barras y las cervezas compartidas, es una aventura soñada.

Antón Abad dijo...

Me ha gustado mucho este poema, pero lo que más me ha gustado de todo, es encontrar la palabra "lapso", sin la coletilla innecesaria habitual: "de tiempo", como si pudiera haber un lapso de fresa con nata.