miércoles, 23 de julio de 2008

Follow-up


No seguir ahondando en el desconcierto del deseo de simplemente estar.
Nunca llegar a ser. No seguir… es peligroso dejarse llevar
Por eso la huida, la distancia y la ausencia.
El pensamiento traicionero no acompaña la voluntad de olvido
Despierta en medio de la noche
o sorprende en medio de quehaceres sin importancia.
El tiempo, implacable e inexorable,
pobre recurso de poetas fatigadas.

1 comentario:

cuchhhi dijo...

los pensamientos siempre se rinden porque queremos fracasar...
besos.