martes, 29 de julio de 2008

Espejos de agua




Si me pidieres verde,
te daré el día y la noche.
Me quedaré con la tarde,
y haré lo que quiera con ella.

Si me pidieres luz,
te daré la tarde y el día.
Me quedaré con la noche, y desvendaré sus misterios como pueda.

Si me pidieres color,
te daré la tarde.
Me quedaré con el día y la noche,
y procuraré en ellos, una esencia de matices.

Si me pidieres sonidos,
te daré la noche.
Me quedaré con el día y la tarde,
y organizaré bandas y corales de barullos diurnos.

Si me pidieres aguas,
te daré la mañana.
Me quedaré con la tarde y la noche,
y recogeré tempestades en vasos pequeños.

Si me pidieres tregua,
en aquel momento, te daré la mañana la tarde y la noche.
En ellas organizarás tu paz,
y no quedaré con nada para contar la historia.

Si me pidieres fantasías,
te tomaré la mañana la tarde y la noche.
Haré con ellas una fiesta de pensamientos.

I.R. 1978

1 comentario:

cuchhhi dijo...

cuantas fiestas del pensamiento nos llegan y nosotros buscamos escondernos para no bailar en la ignorancia...
un abrazo.